Abogado especialista en delito de coacciones en Móstoles

¿Buscas un abogado en Móstoles experto en el delito de coacciones? Nuestro despacho de abogados cuenta con abogados especializados en la defensa o acusación de personas que han cometido un posible delito de coacciones.

Abogado coacciones en Móstoles

No te pongas en manos de cualquier abogado, busca un abogado que sea experto en coacciones. Los abogados de Gasco Abogados cuentan con una gran experiencia en la defensa o acusación de personas acusadas de coacciones.

El delito de coacciones

Las coacciones son utilizar la violencia sin estar autorizado o legitimado para forzar a otra persona a hacer algo que no quiere hacer, aunque sea algo justo o bueno para ella, o impedirle que haga algo que desea hacer, aunque sea algo injusto. Sin embargo, impedir a alguien hacer algo manifiestamente ilegal, aunque sea utilizando la violencia, no sería un delito de coacciones.

El uso de la violencia no sólo se refiere al uso de la fuerza física, sino que también incluye la intimidación. La intimidación incluye, entre otras cosas, vigilar o perseguir a una persona, o contactar continuamente con ella, sea cual sea el medio utilizado, incluido hacerlo a través de terceras personas. Por ejemplo, sería un delito de coacciones cuando el propietario de una vivienda persigue a los inquilinos o les llama insistentemente para que le paguen la renta.

delito de coacciones

El delito de coacciones es un delito contra la libertad de otra persona, a la que se impide actuar según su propia voluntad o se le obliga a hacer algo que no deseaba hacer.

Dependiendo de la gravedad de las coacciones, hablamos de un delito de coacciones (tipo básico) o de un delito leve de coacciones (anteriormente una falta de coacciones).

El delito leve de coacciones no se persigue de oficio, sino que requiere que haya denuncia previa por parte de la persona sujeta a coacciones.

¿Qué pena lleva el delito de coacciones?

El delito de coacciones está castigado con una pena de prisión de seis meses a tres años o una multa de 12 a 24 meses, según sea la gravedad del delito.

Forzar mediante coacciones a otra persona a contraer matrimonio está castigado con una pena de prisión de seis meses a tres años y seis meses o con multa de doce a veinticuatro meses. También lleva la misma pena coaccionar a alguien para que abandone el país.

El delito leve de coacciones lleva una pena de multa de 1 a 3 meses.

Las coacciones leves contra la esposa, pareja sentimental o una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor del delito están castigadas con una pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días.