Abogado especialista en delito de homicidios en Móstoles

¿Buscas un abogado en Móstoles especializado en homicidios? Nuestro despacho cuenta con abogados especializados en la defensa o acusación de personas que han cometido un homicidio.

Abogado especialista en homicidios en Móstoles

No te pongas en manos de cualquier abogado, busca un abogado que sea especialista en homicidios. Los abogados de  Gasco Abogados cuentan con una gran experiencia en la defensa o acusación de personas acusadas de homicidio.

El delito de homicidio

Se entiende por homicidio matar a otra persona. Según se dice en nuestro ordenamiento jurídico, para que se produzca un delito de homicidio, la muerte de la otra persona debe ser el resultado directo de la acción del homicida, es decir, que la muerte no se habría producido de no haber mediado la intervención de éste.

Si la intención del homicida no era matar, hablamos de homicidio imprudente. El Código Penal tipifica dos causas de homicidio imprudente, que se produzca cuando el homicida está conduciendo un vehículo a motor o manipulando un arma de fuego, o bien por una imprudencia profesional.

homicidio

Si se dan circunstancias especialmente graves (alevosía, ensañamiento, matar por dinero o para cometer otro delito o evitar que se descubra uno), el homicidio pasa a ser un asesinato.

El homicidio puede estar justificado, por ejemplo, en el caso de un policía que se está defendiendo de una agresión, si bien la acción del policía debe ser proporcional al peligro que suponga el agresor.

¿Qué pena lleva el delito de homicidio?

El homicidio lleva una pena de 10 a 15 años de privación de libertad (cárcel).

El homicidio imprudente lleva aparejada una pena de uno a cuatro años de prisión para los casos de imprudencia grave o de una multa de tres a dieciocho meses para los casos de imprudencia menos grave (leve).

En el caso de que se haya cometido la imprudencia conduciendo un vehículo de motor, el homicidio imprudente lleva aparejada la retirada del permiso de conducir durante un tiempo que varía de tres meses a seis años. Si el homicidio imprudente es el resultado de una imprudencia profesional, se produce la inhabilitación para el ejercicio de la profesión durante un periodo que puede ir de tres a seis años.