Abogado en Madrid especializado en quebrantamiento de órdenes de alejamiento

¿Buscas un abogado en Madrid especializado en quebrantamiento de una orden de alejamiento en un caso de violencia de género? Nosotros te podemos ayudar. Nuestro despacho de abogados penalistas cuenta con abogados especializados en la defensa de hombres que han sido acusadas de un delito de quebrantamiento de condena en un caso de violencia de género.


Gasco Abogados

Abogado de Madrid experto en quebrantamiento de orden de alejamiento

Tfno. 913 642 363

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


Si buscas un abogado en Madrid especializado en la defensa de hombres acusados de un delito de quebrantamiento de una orden de alejamiento en un caso de violencia de género, no te pongas en manos de cualquier abogado, busca un abogado penalista que tenga experiencia en este delito.

Abogado en Madrid especialista en quebrantamiento de orden de alejamiento (violencia de género)

Una orden de alejamiento en un caso de violencia de género es una medida que toma un juez por la cual se prohíbe a alguien (el supuesto agresor) acercarse a la supuesta víctima. Esto incluye acercarse al lugar donde ella vive, acercarse a su lugar de trabajo, acercarse al colegio cuando va a buscar a los niños o acercarse incluso al bar donde toma café todos los días a la hora del desayuno.

La orden de alejamiento se suele hacer antes de que el acusado haya sometido a juicio, por lo que es tan sólo una medida cautelar por razones de seguridad, no es una pena.

abogado delito de quebrantamiento de una orden de alejamiento en violencia de género

La orden de alejamiento también incluye la prohibición de comunicarse con la víctima por cualquier medio, ya sea llamarla por teléfono, enviarle un correo electrónico, un SMS, un mensaje de Whatsapp y hasta dirigirse a ella a través de amigos o familiares.

No se produce un quebrantamiento de la orden de alejamiento cuando se hace de forma involuntaria o por casualidad, por ejemplo, si los dos se encuentran casualmente en la calle o si la supuesta víctima se cambia de domicilio sin avisar a su ex-pareja del cambio.

En casos extremos, el juez puede determinar que el supuesto agresor lleve un dispositivo electrónico conectado con la policía que avisa si se acerca a menos de una determinada distancia de la supuesta víctima.

La orden de alejamiento suspende el régimen de visitas. Así, el supuesto maltratador no podrá acercarse a la supuesta víctima ni a sus hijos. En algunos casos puede que se le permita ver a sus hijos a través de un punto de encuentro.

Sólo un juez puede imponer una orden de alejamiento. Por ejemplo, la policía no puede imponer este tipo de órdenes. Para que un juez adopte esta medida de seguridad sin una condena en firme, tiene que haber unos indicios (pruebas suficientes) de que existe algún riesgo para la víctima.

La orden de alejamiento es tan sólo una medida transitoria y siempre se pone durante un tiempo limitado. Transcurrido este tiempo el juez puede renovar la medida o dejarla sin efecto. En cualquier caso, la orden siempre termina con la celebración del juicio.

Si el presunto agresor resulta condenado de violencia de género, la pena siempre lleva aparejada una orden de alejamiento de la víctima.

Incumplir una orden de alejamiento se castiga con entre 6 meses y 1 año de prisión.