Abogado especializado en violencia de género o malos tratos en Móstoles

¿Buscas un abogado en Móstoles especializado en la defensa de hombres acusados de violencia de género o malos tratos? Nuestro despacho de abogados ubicado en Móstoles cuenta con abogados con experiencia en la defensa o acusación de hombres que han sido acusados de un delito de violencia de género o de malos tratos.

Abogado especialista en la defensa de hombres acusados de violencia de género o malos tratos en Móstoles

Si buscas un abogado en Móstoles especialista en defender a hombres acusados de violencia de género o malos tratos ¡no te pongas en manos de cualquier abogado! Busca un abogado que sea especialista en violencia de género y malos tratos.

Los abogados de Gasco Abogados cuentan con una gran experiencia en la defensa de hombres acusados de un delito de violencia de género o malos tratos.

El delito de violencia de género o malos tratos

Nuestro ordenamiento jurídico entiende por violencia de género o malos tratos cualquier tipo de agresión, tanto física como psicológica, que un hombre ejerza contra su esposa, novia o pareja sentimental (no es necesario que estén casados ni que vivan juntos), siempre que sea producto de una situación de poder sobre la misma.

Ejemplo de violencia de género son las agresiones físicas, agresiones sexuales, amenazas, coacciones o privación de libertad realizadas sobre la esposa, novia o pareja sentimental.

Si NO hay relación sentimental entre el hombre y la mujer, por ejemplo, si sólo son amigos, no puede haber delito de violencia de género, ya que se trataría sólo de un delito de lesiones.

Violencia de género

No hay que confundir la violencia de género con la violencia doméstica. La violencia de género se puede producir dentro y fuera del ámbito familiar, y quien la sufre es siempre una mujer (esposa, novia o pareja sentimental del agresor). La violencia doméstica se produce siempre en el ámbito familiar, y quien la sufre puede se la esposa (violencia de género en el ámbito familiar), pero también puede ser un niño, un anciano o una persona discapacitada que conviva con el agresor.

¿Cómo se castiga la violencia de género?

Agredir física o psíquicamente a la esposa o a la pareja sentimental, aunque no se le causen lesiones o las lesiones sean leves, se castiga con pena de prisión de 6 meses a 1 años, o pena de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ochenta días.

Causar lesiones de cierta importancia a la esposa o pareja sentimental está castigado con una pena de prisión de 2 a 5 años.

¿Dónde se juzgan los delitos de violencia de género?

Los delitos de violencia de género o maltrato contra la mujer se instruyen y se juzgan en unos juzgados especiales, los Juzgados de Violencia contra la Mujer. El resto de delitos se instruyen en un Juzgado de Instrucción y se juzgan en un Juzgado de lo Penal.

¿Qué es una orden de alejamiento u orden de protección?

Una orden de alejamiento u orden de protección es una prohibición de acercarse a menos de una distancia determinada del domicilio donde reside la mujer o del lugar donde trabaja. La orden de alejamiento también implica una prohibición de comunicarse por cualquier medio (no sólo en persona) con la víctima de la violencia de género.

La orden de alejamiento u orden de protección no es estrictamente una condena, sino una medida cautelar que tiene como objetivo prevenir que se produzca una nueva agresión por parte del hombre acusado de violencia de género. No es necesario que haya condena previa para dictar una orden de protección, el juez puede hacerlo si tiene indicios fundados de que se ha cometido un delito de violencia de género y de que hay un riesgo objetivo de que se pueda volver a cometer.

En casos especiales, el juez puede dictaminar el uso de dispositivos electrónicos que comuniquen a la policía si el acusado ha quebrantado una orden de alejamiento.

Quebrantar una orden de alejamiento da lugar a un nuevo delito por parte de la persona que la incumple. El delito por violar una orden de alejamiento se conoce como quebrantamiento de condena.

En ciertos casos de violencia de género, el juez puede acordar la suspensión de los derechos de visita del padre y el contacto con los hijos menores de la pareja. En los casos más graves, la violencia de género puede ser motivo de privación de la patria potestad o la guardia y custodia si la tuviere el padre.