10 puntos a considerar a la hora de elegir un abogado

¿Buscas un buen abogado pero no sabes cuál elegir? No me extraña, hay cerca de 100.000 abogados colegiados tan sólo en el Colegio de Madrid. ¿Cómo decidir qué abogado es el más indicado para tu problema? En este artículo te explicamos los 10 puntos que debes considerar a la hora de elegir un buen abogado.

Gasco Abogados

Abogado especialista en Derecho Penal

Tfno. 913 642 363

PRIMERA CONSULTA GRATUITA

Elegir el mejor abogado para tu caso puede llevar tiempo, pero es importante hacerlo. Para empezar, elabora una lista de todos los posibles candidatos buscando en Internet aquellos abogados que parecen encajar en lo que necesitas. Es posible que la lista sea larga.

Cómo elegir un buen abogado

A continuación reduce la lista de candidatos a unos pocos, aquellos que parecen ser los más indicados. Luego contacta con cada uno de estos abogados para hacer algunas preguntas.

Estos son los puntos a tener en cuenta a la hora de elegir el abogado ideal para tu caso:

Recurre a un abogado especialista en tu problema

Lo primero es buscar un abogado que sea especialista en tu caso. El derecho tiene muchas áreas y no se puede saber de todo. Antes de designar un abogado, asegúrate de que es especialista en tu problema. Por ejemplo, si tienes un problema penal, deberías elegir un abogado penalista, pero si tienes un problema de familia, deberías elegir un abogado civilista.

Mucha gente recurre al abogado que tienen más cerca, quizás el que tiene el despacho cerca de su domicilio, o a un conocido que ha terminado la carrera de abogado, pero esto es un grave error. No deberías dejar un asunto tan importante como tus problemas con la ley en manos de alguien que no sea un experto. Busca un abogado que sea especialista en el tipo de problema legal que tienes.

Busca un abogado con experiencia

Elige un abogado con experiencia demostrable en casos similares al tuyo. La experiencia es algo muy importante en derecho ya que el sistema judicial no siempre funciona según aparece en los libros y necesitas un abogado que sepa cómo moverse entre la maraña de trámites y papeles que hay en nuestros tribunales.

Obviamente, la experiencia debería ser en asuntos relacionados con tu caso. Con la práctica, los abogados aprenden esos pequeños trucos que pueden suponer la diferencia entre ganar o perder un caso. Normalmente, la web del despacho describe las áreas donde sus abogados tienen experiencia.

Busca un abogado que sea un buen comunicador

El trabajo de un abogado consiste sobre todo en comunicar con los jueces, los funcionarios del juzgado, con los abogados contrarios y con sus clientes. Por eso es tan importante que el abogado que elijas sea un buen comunicador, que sepa explicar bien las cosas y que te mantenga informado en todo momento sobre tu caso.

Un buen abogado también debería tener unos modales exquisitos, y ser capaz de comunicar tanto por escrito como en persona. Tampoco es necesario que tu abogado comunique en exceso, pues muchos abogados cobran por actuaciones, y los costes legales pueden ser muy altos si tu abogado realiza más actuaciones de las necesarias.

Tu abogado debería ser capaz de explicar de manera sencilla, sin utilizar una gran cantidad de términos técnicos jurídicos, cuales son tus circunstancias y qué opciones tienes para que puedas tomar una decisión informada. Debe quedar claro cuáles son las ventajas y desventajas de cada una de las decisiones que adoptes, ya que en derecho rara vez las cosas son blancas o negras, sino que suelen tener toda una gama de grises.

Busca un abogado que sea muy profesional

Un buen profesional es más que un buen abogado. Un abogado muy profesional debería hacer al menos lo siguiente:

  • Trabajar duro para proteger tus intereses
  • Trabajar de manera eficiente y económica, gastando tu dinero como si fuera suyo
  • Devolver tus llamadas de teléfono lo antes posible
  • Llegar a las reuniones a tiempo y bien preparado
  • Realizar las acciones que le encargues lo antes posible y de manera correcta
  • Aconsejar a sus clientes sobre otras opciones, aparte de litigar en los tribunales
  • Atender a sus clientes siempre con respeto y sin muestras de arrogancia o superioridad
  • Ser educado con todos, incluido con los abogados contrarios
  • Actuar siempre de acuerdo con la ley y respetando la deontología profesional
  • Gestionar tus asuntos con profesionalidad, prestando especial cuidado con los plazos legales

Los mejores abogados son aquellos que se toman en serio sus casos y que siempre miran por el interés del cliente, incluso por encima de sus propios intereses económicos y personales.

Busca preferiblemente un abogado que esté en tu ciudad

En general, es mejor buscar un especialista dentro de tu localidad o cerca de tu domicilio. Esto no quiere decir que en ocasiones no tengas que recurrir a un experto en el tema a nivel nacional, pero la mayoría de los temas los lleva mejor un abogado cerca de los tribunales que van a juzgar el tema.

Un abogado local está más familiarizado con el funcionamiento de los tribunales en esa zona, puede que incluso conozca personalmente a los jueces, a los secretarios judiciales y a los abogados de los contrarios.

Además, siempre es mejor reunirse personalmente con tu abogado que tratar los temas por teléfono. En caso de duda, elige un abogado local para tus problemas con la justicia.

Busca un abogado que tenga unos honorarios razonables

Un buen abogado hay que pagarlo, pero en el mundo del Derecho es muy común pagar cifras astronómicas por un trabajo que podría haberlo hecho otro profesional por mucho menos dinero.

La estructura de honorarios del abogado ideal debe ser clara para evitar sorpresas en la minuta. No busques el abogado más caro porque eso no siempre indica que sea el mejor, pero desconfía si las cantidades están muy por debajo de lo que te piden otros abogados.

Un problema legal es algo muy serio. No se trata de tirar el dinero, pero en temas legales, nunca debes elegir por costumbre la opción más barata. Si pierdes un caso por la desidia o la incompetencia de tu abogado, lo barato te puede salir muy caro.

Lo que sí que debes exigir a tu abogado es que tenga una política transparente de honorarios, para que sepas lo que puedes esperar, y que te haga una estimación de los costes legales en el mejor y en el peor de los escenarios.

Pide referencias sobre el abogado antes de designarlo para tu defensa

Pide al abogado que te diga el tipo de casos en los que ha trabajado y si tiene experiencia en casos difíciles, por ejemplo, en juicios con jurado. Pero no creas todo lo que te diga a pies juntillas. Seguramente te hablará de esos casos exitosos pero te va a ocultar todos aquellos en los que el resultado no haya sido tan bueno.

Pregunta en el colegio de abogados de su localidad si hay quejas de sus clientes o si alguna vez ha sido sancionado por violaciones del código deontológico. Designar un abogado para tu caso es algo importante que merece dedicar un poco de tiempo y esfuerzo a investigar si es la persona adecuada para tu defensa.

Pregunta si trabaja en colaboración con otros abogados

Muchos casos legales tienen ramificaciones que afectan a varias ramas del Derecho. Ningún abogado es experto en todas las áreas legales, por eso es importante que tu abogado colabore con otros abogados expertos en otras ramas para abordar tu caso con total garantía. Si es el caso, pregunta el nombre de sus colaboradores e investiga su especialidad y su reputación en Internet.

Pregunta a tu abogado si tiene apoyo de otros profesionales

Muchos casos requieren algo más que asesoramiento legal. Por ejemplo, puede que tengas que recurrir a un perito para que haga un informe, a un profesional médico para que haga una evaluación o a un investigador privado para hacer una averiguación. Pregunta a tu abogado si cuenta con este tipo de recursos y por la reputación de estos profesionales.

Pregunta por la forma de pago

Los honorarios de un buen abogado pueden ser elevados, pero muchos abogados ofrecen la posibilidad de aplazar los pagos o de ir pagando poco a poco la minuta. Consulta la posibilidad de llegar a este tipo de acuerdos con tu abogado.

Pregunta también si sus honorarios incluyen los gastos de desplazamiento al juicio en el caso en que éste se celebre en otra ciudad.