Qué hacer en España si la policía registra tu casa

¿La Policía viene a registrar tu casa y no sabes qué hacer? ¿Es legal entrar y registrar tu casa? En este artículo te explicamos qué deberías hacer si la Policía ha registrado tu casa.

Qué hacer si la Policía ha registrado tu casa

Gasco Abogados

Abogado penalista de Madrid

C/ Bravo Murillo, 377 (Madrid)

Tfno. 913 642 363 – Tfno. urgencias 616 456 159

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


El domicilio es inviolable en España

Tu casa es el sitio donde deberías sentirte más seguro tú y tu familia. La Constitución española dice que el domicilio es inviolable, es decir, que nadie puede entrar en tu casa sin tu permiso.

¿Nadie? Bueno, hay algunas excepciones, en concreto, hay dos casos en los que la Policía puede entrar en tu casa sin tu autorización:

Caso 1: Flagrante delito

La Policía puede entrar en tu casa si piensa que se está cometiendo un delito en este momento, por ejemplo, si piensa que tu casa es un narco-piso y que estás vendiendo drogas.

No es tan fácil saber si en estos momentos se está cometiendo un delito en tu casa, así que es muy probable que el juez invalide las pruebas recogidas en el registro, salvo que lo vea muy claro.

Caso 2: Autorización judicial

Este es caso más frecuente. La Policía puede entrar en tu casa sin tu permiso pero con una autorización de un juez. Si el juez lo autoriza, la entrada se puede hacer a cualquier hora del día o la noche.

Para conceder la autorización, el juez pedirá a la Policía que le explique si hay sospechas fundadas de que se puede estar cometiendo un delito dentro de la vivienda o que dentro de la casa puede haber pruebas que ayuden a encontrar al culpable de un delito.

También se puede autorizar un registro si hay sospechas fundadas de que dentro de la vivienda se encuentra el autor de un delito y la Policía piensa que si lo cita para declarar en comisaría, el sospechoso se va a dar a la fuga.

Por último, la jurisprudencia establece que los registros de la Policía están siempre justificados si se trata de impedir un delito de tráfico de drogas, debido al daño que se causa a la salud de los ciudadanos por la venta de drogas y sustancias estupefaccientes.

Qué es un domicilio

Hay cierta confusión en cuanto a lo que es y no es un domicilio. Es obvio que tu casa, el lugar donde vives habitualmente es tu domicilio, ese que aparece en tu Documento Nacional de Identidad.

Lo que mucha gente no sabe es que un domicilio puede ser también otras muchas cosas, por ejemplo:

  • La habitación de un hotel
  • Una caravana o una autocaravana
  • Una tienda de campaña
  • El camarote de un barco
  • Una cabaña en el campo
  • Una segunda residencia en la playa o la montaña

También hay gente que se piensa que todo lo que le pertenece es parte de su domicilio. En realidad, hay muchas cosas que no se pueden considerar domicilio, aunque sean de tu propiedad, por ejemplo:

  • Un local público, por ejemplo, un bar o una tienda, aunque seas el propietario y tengas reservado el derecho de admisión al local, pero no puedes impedir que la Policía lo registre
  • Un local privado (por ejemplo, el local de una peña deportiva o un club social)
  • Un garaje, siempre que esté separado de la vivienda y no forme parte de la misma
  • Un trastero que no esté dentro de la vivienda
  • Una casa abandonada o en ruinas
  • Un barco, siempre que no sea un barco habilitado como vivienda
  • El interior de un automóvil o de un camión
  • Las taquillas para uso personal

Qué hacer si la Policía registra tu casa

Si la Policía viene a registrar tu casa, puede que no sepas que tienes ciertos derechos. Por ejemplo, la ley dice expresamente que el registro es un acción de último recurso, si no hay otra manera de conseguir pruebas para exclarecer un delito o para detener a alguien.

El registro se debe hacer causando las menores molestias posibles al los inquilinos de la vivienda. Si consideras que no había motivos suficientes para hacer un registro, por ejemplo, porque podías haber sido citado en Comisaría para declarar, pide a tu abogado que ponga una demanda contra la Administración de Justicia en el Juzgado y que pida una compensación.

También puedes pedir una compensación si la Policía, para entrar, causa unos daños innecesarios en la vivienda. Por ejemplo, porque destrozan la puerta para entrar en lugar de llamar a la puerta y que les abras, una vez que tenían aseguradas todas las salidas de la vivienda.

Comprueba la orden de registro

Comprueba siempre que la firma de la autorización de registro corresponde al juez de instrucción y no es la firma de un funcionario policial. En la orden de registro debe constar lo siguiente:

  • La dirección de la vivienda a registrar.
  • La fecha y la hora en la que está previsto el registro y la duración del mismo. La ley permite que el registro se lleve a cabo al día siguiente del especificado en la orden si hubiere circunstancias que hicieran imposible la entrada el día inicialmente previsto.
  • Cuál es el delito que se intenta esclarecer y del que se te acusa.
  • Las personas que buscan y que deberían ser las que viven en esa vivienda. Es muy importante comprobar esto último porque, a veces, la Policía no tiene actualizada la base de datos donde consta el último domicilio del sospechoso, y pudiera ser que la persona que buscan ya no viva allí y antes de que se den cuenta del error terminen destrozando tu casa.

La orden no debe indicar los agentes en particular que deben realizar el registro, si acaso, la unidad de la Policía encargada de la entrada y registro en la vivienda. Pero el nombre de los agentes que han realizado el registro debe aparecer claramente en el acta levantada por el Secretario Judicial al final del mismo, y que te deben entregar a leer antes de que te pidan que la firmes.

Si la Policía no te dejan leer el acta, te debes negar a firmar, o bien pide a tu abogado que lo especifique en una anotación al margen al final del documento.

Tú debes estar presente durante el registro

La ley española especifica que debes estar presente durante el registro. En caso contrario, cualquier prueba que obtenga la Policía no se podría utilizar en el juicio.

En caso de urgencia, si no puedes estar presente, la Policía puede pedir a dos personas (inquilinos o vecinos) que hagan de testigos durante el registro. Los testigos no se pueden negar.

El Juez o el Secretario Judicial debe estar presente durante el registro

La ley española también especifica que durante el registro debe estar presente el Juez o, en su caso, el Secretario Judicial (actualmente el Letrado de la Administración).

Si no está presente el Juez o el Secretario Judicial, puedes negarte a que se lleve a cabo el registro. Si la Policía hace el registro a pesar de tu negativa, cualquier prueba que obtenga no puede ser utilizada contra ti en el juicio.

También debe estar presente tu abogado durante el registro

El registro no se puede llevar a cabo si tu abogado no está presente. Tu abogado velará para que se respeten tus derechos. También velará para que la labor de la Policía se haga de manera profesional.

Por ejemplo, tu abogado vigilará, por ejemplo, para que la Policía no fabrique ninguna prueba ni anote algo en el acta que no estaba dentro de la casa.

Vigila lo que se llevan y hacer constar en acta cualquier destrozo

La Policía debe hacer un inventario de todo lo que se lleva y debe constar los daños causados a la vivienda. Si luego se demuestra que no eres culpable del delito que se te acusa, puedes pedir a la Administración de Justicia que te compensen por los daños causados a la vivienda.

Cuidado dónde diriges la mirada

Intenta permanecer tranquilo durante todo el registro y no ponerte nervioso si la Policía está cerca de encontrar alguna prueba incriminatoria.

Es natural desviar la vista hacia los lugares donde puede haber alguna prueba de que has cometido el delito de que se te acusa, y la Policía lo sabe y aprovecha tus miradas para precisamente buscar en esos lugares. Por eso es mejor que permanezcas con la mirada perdida o mirando al suelo, para no dar ninguna pista a la Policía.

Lee bien el acta del registro antes de firmar

El Secretario del Juzgado deberá levantar un acta donde se especifique los detalles del registro. El acta se debe redactar en el momento, no basta con tomar unas notas y luego enviar una copia del acta para revisar, como por ejemplo se hace en las comunidades de vecino.

Lee bien todo aquello que te den para firmar antes de firmar nada. En concreto, comprueba que el acta del registro incluye lo siguiente:

  • Que le firmante de la autorización del registro es un Juez de Instrucción.
  • Que el acta especifica claramente el motivo del registro.
  • Que el acta refleja la identidad de todas las personas que participan en el registro, incluido los agentes, el Juez o Secretario Judicial, tu abogado y los testigos.

Si crees que el acta no refleja bien algo que ha ocurrido durante el transcurso de la entrada y registro, escribe una nota al final del documento explicando los hechos, o bien pide a tu abogado que lo haga constar.

Ten en cuenta que el acta que levanta en el Secretario Judicial (no el acta de la Policía) es la que se va a tener en cuenta durante el juicio. Por lo tanto, si el acta no refleja algo que ocurrió durante el registro, por ejemplo, si no se especifica la cantidad de droga encontrada o el tipo de droga que era, debes hacerlo constar. Quizás se trataba de una droga blanda o la cantidad era exclusivamente para consumo propio.

Pide a dos vecinos que hagan de testigos

Pide a dos vecinos que actúen como testigos del registro. Así, si la Policía viola alguno de tus derechos, tendrás testimonios que lo acrediten.

Ten en cuenta que la palabra de la Policía tiene presunción de veracidad, por lo que tu testimonio no es suficiente prueba para demostrar que no se han respetado tus derechos.

Pide a los policías que se identifiquen

Comprueba la identidad de todas las personas que se presentan en tu vivienda para hacer un registro, pide a los policías que se identifiquen y anota sus números de agente.

Comprueba la dirección en la orden de registro

Comprueba que la dirección de la orden de registro se corresponde con la de tu vivienda. No sería la primera vez que la Policía registra una vivienda por error.

Aunque luego la Administración debería compensarte por los daños causados por la Policía durante el registro que realizaron por error, tardarás mucho tiempo en recibir la compensación, y seguramente ésta no cubre todos los daños causados, ya que la valoración de los peritos del juzgado seguramente se hará a la baja.

Comprueba el nombre de la persona que aparece en la orden de registro

Si la persona que aparece en la orden de registro como el inquilino de la vivienda ya no vive allí, házselo saber a la Policía. De lo contrario, puede que no se percaten del error. Durante el registro se pueden producir daños innecesarios en tu propiedad que sería mejor evitar.

Comprueba la razón del registro que aparece en la orden

Comprueba si el registro se autorizó para buscar drogas, para liberar a una persona que está secuestrada, para buscar mercancía robada o para buscar pruebas de algún delito.

La ley dice que sólo se puede registrar un domicilio si existen indicios suficientes de que el autor de un delito se encuentra en su interior o bien que mediante el registro se pueden conseguir pruebas o documentos para esclarecer algún delito.

El auto del Juez autorizando la entrada y registro debe estar bien motivado, no basta con decir que lo autoriza. Si la motivación del registro no está bien motivada, tu abogado puede impugnar la obtención de las pruebas para que no se tengan en cuenta durante el juicio.

La autorización del Juez se debe entregar inmediatamente al interesado, no vale con enseñarla como aparece en las películas. Lee atentamente la orden de registro y comprueba que está motivada y que la fecha coincide antes de dejar pasar a la Policía. En caso contrario, pide a tu abogado que haga constar que el registro puede ser ilegal por una falta de motivación.

Comprueba la fecha de emisión de la orden

Una orden de registro deja de tener validez si la fecha prevista para el registro en la orden no coincide con el día en que se hace el registro.

Si la Policía no termina de registrar la casa en el día autorizado para el registro, deberá abandonar la vivienda precintando la entrada para que nadie entre y toque nada. Normalmente volverán al día siguiente con una nueva orden de registro firmada por el Juez de instrucción.

¿Puede la Policía registrar mi casa si estoy detenido?

El hecho de que estés detenido no supone que la Policía pueda registrar tu casa sin autorización del juez, es decir, no pueden entrar en tu casa alegremente sin pedir autorización a nadie para buscar pruebas de que eres el autor de un delito.

Si la Policía entra en tu vivienda sin autorización judicial, cualquier prueba que obtengan no se puede utilizar en el juicio y puede suponer la diferencia entre una condena o una absolución.

La Policía no puede registrar tu casa tras una simple detención

Supongamos que la Policía ha entrado en un domicilio para detener a alguien porque sospecha que se está cometiendo un delito en ese momento. Hasta aquí todo es legal, siempre que la Policía tenga pruebas de que el hecho se está produciendo en estos momentos.

Lo que la Policía no puede hacer es aprovechar la detención dentro de la vivienda para hacer un registro de la misma. Deben solicitar un permiso al juez y luego volver para hacer el registro respetando todas las garantías.

El registro de una casa compartida

Si la Policía viene a registrar una vivienda compartida entre varios inquilinos, necesita el permiso de todos los residentes o autorización judicial. La autorización del propietario de la finca no sería válida para registrar la vivienda, ya que es necesario el permiso de los inquilinos o una autorización judicial.

Si unos de los residentes se opone a la entrada y registro de la Policía, entonces sólo puede registrar las habitaciones del resto de los inquilinos y las zonas comunes, salvo que haya una autorización judicial, claro.

Si el juez da permiso para registrar tu vivienda tras un arresto y vives en una casa compartida, la Policía sólo puede registrar tu habitación y las zonas comunes, no puede registrar las habitaciones del resto de los inquilinos de la casa, salvo que autoricen expresamente a la Policía el registro de sus respectivas habitaciones.

¿Puedes filmar el registro?

Es posible filmar el registro de tu vivienda para utilizarlo como prueba posterior durante el juicio, siempre que no obstruyas la labor de los agentes mientras registran la casa.

La Policía no te pueden quitar el móvil o la cámara, salvo que el dispositivo contenga pruebas de que has cometido algún tipo de delito.

El registro de personas

La autorización del juez para registrar una vivienda no da derecho a registrar a las personas que se encuentren allí, salvo que haya indicios de que hayan cometido un delito.

Siempre que la Policía te haga un cacheo pregunta la razón del mismo. No se puede registrar personas sin que haya indicio de que han cometido algún delito.

¿Tienes que contestar las preguntas de la Policía durante el registro?

Si estás detenido, no tienes ninguna obligación de contestar las preguntas de la Policía durante el registro de tu vivienda. En cualquier caso, no respondas a ninguna pregunta sin consultar antes con tu abogado.

Si no estás detenido, la Policía podría hacer sólo las preguntas que considera necesarias para llevar al cabo el registro, por ejemplo, ¿dónde está la llave que abre un cajón? No tienes obligación de contestar, aunque esto puede obligar a los agentes a abrir el cajón por la fuerza y causar más daños de los que inicialmente se causarían si les facilitas la llave.

En la práctica, la Policía tiende a hacer preguntas aunque no estés detenido, por lo que debes ser cauto con lo que contestas, porque quizás estén buscando pruebas para luego imputar algún delito.

En cualquier caso, recuerda que no tienes obligación de responder a ninguna pregunta de la Policía, ya sea que estés detenido o no. La Policía no tienen la autoridad de un Juez cuando testifica un testigo en un juicio, y tienes derecho a permanecer callado. Recuerda, la Policía son profesionales que hacen su trabajo, no son tus amigos, aunque sean amables contigo.

¿Qué se puede llevar la Policía?

La Policía se puede llevar cualquier cosa que consideren que:

  • que se ha obtenido ilegalmente
  • que es una prueba para esclarecer un delito

La Policía se puede llevar cualquier cosa y llevarla luego a otro sitio, por ejemplo, un laboratorio, para que la examine y la analicen. Este suele ser el caso con los ordenadores, que se llevan al laboratorio para que los expertos hagan un análisis forense.

En cualquier caso, la Policía debe dar una buena razón de por qué se llevan algo y tomar medidas para que no se pierdan o se destruyan.

¿Puede la Policía llevarse dinero en efectivo?

La Policía puede llevarse dinero en efectivo como prueba de un posible delito o si tiene dudas sobre el origen del dinero y piensa que se ha obtenido de manera ilícita.

También se pueden llevar dinero en efectivo, incluso pequeñas cantidades, si sospechan que el dinero procede de un robo, ya sea de un robo de dinero o bien de la venta de mercancía robada.

También se pueden llevar dinero en efectivo si piensan que el dinero se va a utilizar para cometer un delito.

La Policía debería permitirte que seas testigo de la incautación del efectivo. Si eres testigo, pide que el dinero se introduzca en una bolsa sellada y que te den una copia del acta donde aparece la cantidad de dinero en efectivo incautada.

Si en el acta no aparece la cantidad de dinero en efectivo incautada, exige que se incluya, porque si no luego no podrás demostrar la cantidad de dinero incautada en el caso de que parte del dinero en efectivo se pierda mientras lo custodia la Policía.

Antes de 48 horas el dinero debe ser puesto a disposición del Juez, que decidirá si se debe devolver o bien se debe mantener en custodia para investigar el origen de ese dinero, por si acaso está relacionado con alguna actividad criminal.

Tu abogado puede solicitar al Juez que te devuelvan el dinero, pero la Policía puede pedir que se mantenga custodiado hasta un máximo de dos años para investigar su origen.

Tu abogado puede solicitar que te devuelvan el dinero cuando se archive el procedimiento o bien el juez declare tu inocencia.

Qué documentos debe mostrar la Policía antes de abandonar una casa que acaban de registrar

Tras el registro, la Policía debe elaborar un acta donde se especifique lo siguiente:

  • La fecha y la hora del registro
  • Si han encontrado los artículos o las personas que buscaban según aparece en la orden de registro
  • Si han incautado algún artículo: deben detallar los artículos incautados
  • El nombre de los agentes que han realizado el registro (salvo en casos de terrorismo)
  • Si se ha entregado una copia de la orden de registro al propietario del domicilio y si se le ha informado de sus derechos, en el caso en que se le haya detenido

Tienes derecho a leer el acta antes de firmar. El acta se deje enviar al Juez de Instrucción para que la adjunte al caso.

Dile a tu abogado que solicite una copia del acta de registro para tener controlado los artículos incautados o el dinero en efectivo y poder recuperarlos si finalmente el caso se archiva o el Juez te declara inocente del delito que se te acusa.

Cómo puedes solicitar que te devuelvan los artículos incautados durante el registro

La Policía puede retener los artículos incautados todo el tiempo que sea necesario, normalmente hasta la finalización del juicio.

Sin embargo, no deberían quedarse con un artículo para utilizarlo como prueba si una fotografía del mismo sirve como alternativa razonable. Lo mismo se aplica a los equipos informáticos y los teléfonos móviles.

Dile a tu abogado que solicite que te devuelvan aquellos artículos que necesitas para tu trabajo o para tu vida diaria.

Si la Policía piensa que son artículos robados, puede que tengas que presentar alguna prueba de que te pertenecen. Lo ideal sería presentar la factura de compra pero tu abogado puede sugerir algún otro documentos alternativo, como por ejemplo una nota de compra o una factura de una reparación. En el caso de la ropa, puedes mostrar una fotografía donde se vea que llevas puesto la prenda.

Si crees que la Policía está reteniendo algo que te pertenece durante más tiempo del realmente necesario, pide a tu abogado que solicite al Juez que te lo devuelvan.

Quién paga los daños causados en tu casa durante el registro

No es probable que la Administración de Justicia te compense por los daños causados durante un registro si éste cuenta con la debida autorización judicial.

Por desgracia, esto significa que eres responsable de cualquier daño causado durante la entrada por la fuerza de la Policía en la casa.

Si eres el inquilino, es muy probable que el casero deduzca de tu depósito la reparación de los desperfectos causados y que te pida que los pagues si el depósito no alcanza para pagar la factura.

Si la Policía ha forzado la puerta, deberían precintar la entrada y asegurar que nadie va a poder entrar para robar tus pertenencias. Si te localizan, la Policía te pedirá que estés presente o que envíes a alguien para que pueda guardar el interior de la vivienda y asegurarse de que nadie entra mientras llega el cerrajero a reparar la puerta.

En la práctica, esto quiere decir que la Policía sólo debería precintar la vivienda si han forzado la puerta y no hay nadie en estos momentos para cuidar de que no entre nadie a robar.

Qué pasa si la Policía se equivoca de dirección en el registro

Puede que la Policía registre una vivienda porque aparece como la última dirección que tienen de un sospechoso.

Si resulta que el sospechoso ya no vive allí y que ahora es tu casa, pero la Policía entra por error, puede que la Administración de Justicia tenga que darte una compensación por los daños causados en tu vivienda.

Depende de que el Juez entienda que había razones para sospechar de que el individuo en cuestión todavía vivía allí, o en realidad se trata de una acción negligente de la Policía que no ha hecho las comprobaciones oportunas.

Tu abogado es el que mejor te puede aconsejar sobre si merece la pena reclamar los daños a la Administración y sobre los trámites para iniciar acciones legales para recuperar tu dinero.


Realización material de la diligencia

Aparte de la urgencia de la medida, lo que está claro es que esta debe sujetarse a una serie de reglas o presupuestos válidos, a saber:

  •  Debe verificarse a presencia del interesado o persona que se encuentre en la morada que la represente (artículo 569 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).
  •  Si no se encuentra el sospechoso en la vivienda se practica con la persona que se encuentre allí.
  •  Se notificará en el acto la resolución que acuerda la práctica de la diligencia de entrada y registro (artículo 550 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).
  •  Es preceptiva la presencia del Letrado de la Administración de Justicia, quien redactará acta extensa y comprensiva, con sumo detalle, de todas las circunstancias y extremos que sean necesarios para la investigación.
  •  Es necesario que el acta judicial describa con detalle los extremos que sean interesantes para el resultado de la investigación, ya que es esta acta, y no la policial, la que se tomará en cuenta desde el punto de vista judicial, por lo que no puede existir desconexión entre el contenido del acta judicial y policial.
  •  El acta debe redactarse en el lugar del registro.
  •  Podrá grabarse el desarrollo de la diligencia de entrada y registro acompañando a las actas el DVD de la grabación y haciéndolo constar el Letrado de la Administración de justicia en el acta judicial.
  •  El acta la firmarán los asistentes, incluida la persona objeto de la investigación.

Sobre la posibilidad de que se adopten medidas previas de aseguramiento antes de la concesión de la entrada y registro el Tribunal Supremo, Sala Segunda, de lo Penal, Sentencia de 20 de marzo de 2013, recurso 681/2012 matiza esta opción policial en esta sentencia en la que recoge que:

«Sostener que agentes de policía pueden desalojar al morador de una vivienda e introducirse en la misma para asegurar que no se destruyen pruebas, haciéndolo antes de que la autorización judicial esté formalmente concedida, supone erosionar de modo irreparable el contenido material del derecho a la inviolabilidad del domicilio (art. 18.2 de la CE). Es más, degrada el significado funcional del mandamiento de entrada y registro. Basta preguntarnos qué sucedería si el Juez de instrucción no hubiera considerado debidamente justificada la concesión de la autorización de entrada y registro. No puede convertirse el auto habilitante en una mera formalidad, en un trámite cuya existencia misma pueden anticipar los agentes de policía sin temor a equivocarse.»

Actuación policial si se encuentran pruebas incriminatorias durante la diligencia

Se pueden resumir en las siguientes:

  •  Si se practica detención: traslado de los detenidos a dependencias policiales.
  •  Información del motivo de su detención y derechos (incorporación de todas las actas al atestado principal que se remite al juzgado).
  •  Asistencia letrada en sus declaraciones.
  •  Firmas de los detenidos en las mismas o constancia de su negativa a firmar.

Supuestos concretos

1. Registro de vehículo

No hace falta autorización judicial para registrar un vehículo: La sentencia del Tribunal Supremo de fecha 19 marzo 2001 lo recoge: «La jurisprudencia señala que el registro de un vehículo no se puede comparar con el de un domicilio, pero en cualquier caso es una prueba preconstituida y se deben reunir todos los requisitos que se establecen en la Ley de Enjuiciamiento Criminal para la inspección ocular, diligencia que se recoge en los artículos 326 y siguientes de la citada Ley. A pesar del esfuerzo argumental y de la aislada consideración que se hace de la incidencia -obviando la existencia de otras acreditaciones que también la afectan- el autor del Recurso fracasa en su propósito impugnativo porque parece confundir la diligencia de hallazgo y ocupación de la droga con el registro domiciliario. Desde luego las prevenciones legalmente exigidas para la práctica de la entrada y registro en el domicilio de una persona no son aplicables al supuesto que nos ocupa, por cuanto en aquélla se trata, nada menos, que de dejar sin efecto -legalmente, eso sí- un derecho constitucionalmente recogido cual es la intimidad personal, situación que no concurre en el extremo que ahora merece nuestra atención.»

En consecuencia, tenemos que:

  •  No hace falta mandamiento para registrar un vehículo.
  •  No hace falta que la presencie el interesado.
  •  No hace falta asistencia letrada para ello.
  •  La presencia de los dos últimos es discrecional a juicio del juez.
  •  El registro de un vehículo es una diligencia del artículo 334 LECrim, es decir de las denominadas del cuerpo del delito.

Así las cosas, un vehículo automóvil que se utiliza exclusivamente como medio de transporte no encierra un espacio en cuyo interior se ejerza o desenvuelva la esfera o ámbito privado de un individuo. Su registro por agentes de la autoridad en el desarrollo de una investigación de conductas presuntamente delictivas, para descubrir y, en su caso, recoger los efectos o instrumentos de un delito, no precisa de resolución judicial, como sucede con el domicilio, la correspondencia o las comunicaciones. No resulta afectado ningún derecho constitucionalmente proclamado.

La sentencia del Tribunal Supremo de fecha 21 noviembre 2002 señala que no era necesaria la autorización judicial ni la asistencia letrada, para el registro de un vehículo que, como tal, no goza de la inviolabilidad propia del domicilio, como derecho de carácter fundamental.

2. Moradas

Solo deberá solicitarse esta diligencia en los casos que se trate de moradas.

Así, la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 16 marzo 2001 señala que: «la doctrina jurisprudencial y la científica considera morada protegida todo lugar en el que vive una persona, de manera estable o transitoria, incluidas no sólo las habitaciones de los hoteles y pensiones, sino también las tiendas de campaña y las roulottes».

La STS 154/2017, de 10 de marzo, asevera que el jardín es domicilio a efectos de registro.

3. Delito flagrante

En los casos en los que se aprecie la comisión de un delito flagrante no será preciso acudir al juzgado de guardia para interesar la autorización, sino que se podrá acceder al inmueble.

Así, la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 16 marzo 2001 recuerda lo que se entiende por delito flagrante a estos efectos:

«Se considera como tal el que se está cometiendo o se acaba de cometer cuando el delincuente es sorprendido; considerándose también delincuente in fraganti a quien es sorprendido inmediatamente después de la comisión del delito, con efectos o instrumentos que infundan la vehemente sospecha de su participación en él.

Según la doctrina son notas propias del delito flagrante las siguientes:

1. Inmediatez, es decir, que la acción delictiva se esté desarrollando o se acabe de realizar.

2. Relación directa del delincuente con el objeto, instrumentos o efectos del delito.

3. Percepción directa, no meramente presuntiva, de la situación delictiva.

4. Necesidad urgente de la intervención para evitar la consumación o agotamiento del delito, o la desaparición de los efectos del mismo.

Estas dos últimas notas adquieren especial relevancia cuando, de acuerdo con el artículo 18.2 de la Constitución, se invoca el delito flagrante para legitimar un registro domiciliario efectuado sin consentimiento del titular y sin resolución judicial.»

Respecto al tercero de los requisitos es de señalar que la sentencia del Pleno del Tribunal Constitucional de 18 de noviembre de 1993 declaró inconstitucional el artículo 21.2 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana (posteriormente derogada por LO 4/2015), por entender que las expresiones «conocimiento fundado» y «constancia» referidas a situaciones que legitimaban la entrada y registro de un domicilio por Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en cuanto no constituían necesariamente un conocimiento o percepción evidente, iban más allá de lo que es esencial o nuclear en la situación de flagrancia.

Por tanto es requisito indispensable para la entrada en un domicilio sin la debida autorización que la situación de comisión del delito sea «evidente», entendiendo por tal lo que es cierto, claro, patente y sin la menor duda.

El art. 15.2 de la LO 4/2015, de Seguridad Ciudadana, establece que será causa legítima suficiente para la entrada en domicilio la necesidad de evitar daños inminentes y graves a las personas y a las cosas, en supuestos de catástrofe, calamidad, ruina inminente u otros semejantes de extrema y urgente necesidad. En cualquiera de los casos señalados, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad remitirán sin dilación el acta o atestado que instruyan a la autoridad judicial competente.

4. Establecimientos públicos

No se precisa autorización judicial para entrar en establecimiento público.

Así lo recuerda la sentencia del Tribunal Supremo de 25 de mayo de 2000, que señala que: «El local comercial registrado no es domicilio a efectos constitucionales del artículo 18.2 de la Constitución y entra dentro de la definición extensiva de lugares públicos que el artículo 547.3 de la Ley procesal penal establece a efectos de lo prevenido en el Tít. VIII, del Libro II de la misma y, como tales, quedan fuera de la tutela del artículo 18.2 de la Constitución y no les son de aplicación las reglas procesales que la Ley prevé para los registros domiciliarios. Es doctrina de la Sala que para el registro de los locales de recreo tales como pubs, bares o restaurantes no se precisa una previa resolución que lo autorice, ni la asistencia de Secretario Judicial pues al no ser domicilio no se afecta el derecho a la intimidad.»

5. Habitación de hotel

Es cierto que la habitación que se ocupa en un establecimiento hotelero se encuentra protegida por el artículo 18 de la Constitución en cuanto la doctrina del Tribunal Supremo viene equiparando esos espacios físicos al concepto de domicilio por constituir lugares propios donde las personas en ellos alojados ejercen las actividades propias de su intimidad y privacidad, similares, por tanto, al domicilio habitual. Precisamente por ello, esos lugares se encuentran protegidos por las garantías establecidas en el precepto constitucional, de manera que su invasión por extraños deberá someterse a los requisitos y condiciones específicas en el texto de aquél. Por otra parte, y desde una perspectiva puramente procesal o de legalidad ordinaria, los resultados de la entrada y registro que se haya efectuado respetando las exigencias constitucionales, pero vulnerando la normativa procesal, carecerán de validez como medio de prueba, sin otras consecuencias.

6. Como paso previo a un procedimiento civil o mercantil o dentro del mismo

Esta diligencia puede ser también ser solicitada en el proceso civil o contencioso, ya que nótese que por la vía de las medidas cautelares pueden tener que adoptarse medidas cautelares que exijan la entrada en un inmueble, para lo que tanto el juez civil como el del orden contencioso-administrativo pueden adoptar esta medida y justificar en el auto que es preciso el acuerdo de entrada en el inmueble para el buen fin de la sentencia que más tarde se dicte. Entraría dentro del capítulo de las medidas cautelares innominadas que se pueden adoptar atendidas las circunstancias de cada caso.

Entrada y registro de las personas jurídicas

La ley 37/2011, de 10 de octubre, ha tenido que adaptar la Ley de Enjuiciamiento Criminal a la reforma del Código Penal por Ley Orgánica 5/2010 en cuanto a la reforma del artículo 31 bis CP en materia de responsabilidad penal de las personas jurídicas y en este aspecto se viene a contemplar las medidas procesales penales que pueden adoptarse cuando aparezca declarada la posible atribución de una conducta delictiva a una persona jurídica, o incluso antes de esta declaración a fin de llevar a cabo diligencias de investigación; en concreto, en este caso en materia de entrada y registro se añade un nuevo apartado 4º al artículo 554 LECrim que queda redactado en los siguientes términos:

«4º. Tratándose de personas jurídicas imputadas, el espacio físico que constituya el centro de dirección de las mismas, ya se trate de su domicilio social o de un establecimiento dependiente, o aquellos otros lugares en que se custodien documentos u otros soportes de su vida diaria que quedan reservados al conocimiento de terceros.»

Con ello, queda delimitado el concepto de domicilio de las personas jurídicas al objeto de exigirse mandamiento de entrada y registro para poder acceder a su lugar de ejercicio profesional, siendo imposible llevarlo a cabo sin ese mandamiento.

Recuerde

  •  Se requiere petición policial motivada y autorización judicial, salvo en casos de delito flagrante
  •  No requiere autorización judicial el registro del vehículo o de establecimiento público.
  •  Se delimita el concepto de domicilio de las personas jurídicas, siendo el espacio físico que constituya el centro de dirección de las mismas.