Qué hacer si te acusan de robar en el trabajo

¿Te han acusado de robar en el trabajo? Si tus jefes te acusan de robar en el trabajo, en este artículo te explicamos lo que debes y no debes hacer ante una acusación tan grave.

El delito de calumnia por acusar falsamente a alguien de robar en el trabajo

Si te acusan de robar en el trabajo y no es cierto, puede que la persona que te acusa esté cometiendo un delito contra el honor. En concreto, podría estar cometiendo un delito de calumnia.

acusación de robo en el trabajo

Si este es tu caso, puedes interponer una demanda ante los tribunales para defender tu honor, castigar a los culpables de la calumnia y reclamar una indemnización en compensación por el sufrimiento y el daño causado a tu honorabilidad e integridad moral.

Es necesario informar o recordar que acusar a una persona de haber cometido un delito a sabiendas de que no es cierto, es en sí mismo un delito que está castigado por la legislación española.

El despido por robar en el trabajo

Si tu empresa de acusa de robar en el trabajo, lo primero que debes hacer es contactar con tu abogado antes de hacer nada. Especialmente no debes declarar nada hasta que tu abogado pueda ver los cargos que tienen contra ti.

Te en cuenta, que le corresponde a la empresa demostrar con pruebas que has cometido el delito.

Lo primero que debes saber es que cometer un delito no siempre implica un despido, al menos, no significa un despido procedente. Si el delito no tiene relación con el trabajo, entonces, la empresa no puede despedirte. Es más, ni siquiera tiene por qué enterarse, ya que los tribunales no envían ninguna comunicación a la empresa para la que trabajas.

Si el hurto o el robo se comete dentro del ámbito laboral, por ejemplo, en las instalaciones de la empresa o robando material propiedad de la empresa, entonces el hecho puede tener consecuencias penales y laborales.

La empresa puede despedirte de forma procedente si puede demostrar que eres el autor de dicho delito. Muchas veces, la empresa no quiere acudir a los tribunales ni denunciar el hecho. Normalmente se conforman con que devuelvas lo robado y firmes la baja voluntaria de la empresa sin derecho a indemnización.

Si realmente eres el autor del delito, aprovecha esta oportunidad que te ofrece la empresa para ahorrarte el juicio y la posibilidad de que te quede un antecedente penal.

La empresa también puede iniciar un despido disciplinario por transgresión grave de la buena fe contractual. Lo que se sanciona no es el delito en sí, ya que todavía no eres culpable del mismo hasta que lo decrete un juez, sino la pérdida de confianza por parte de la empresa. Los tribunales no tienen en cuenta este despido para decidir si eres el autor del robo.

Si la empresa no tiene pruebas de que hayas cometido el delito y el despido se basa en meras conjeturas o en rumores, no firmes el finiquito y reclama ante un juez de lo social. Si la empresa no presenta denuncia, el juez la archiva, o te declara inocente del delito tras el juicio, entonces el juez de lo social puede declarar el despido improcedente y la empresa te tendrá que indemnizar.

Por el contrario, puede ser el caso de que un juez de lo social declare el despido improcedente pero luego te condenen por el delito de robo. En este caso, la legislación no establece que el juez de lo social tenga que revisar el despido y declararlo procedente. Si en su momento el juez declaró el despido improcedente, y te la empresa te abonó la indemnización, no tienes que devolverla.


Gasco Abogados

Abogado de Madrid especialista en robos

Tfno. 913 642 363

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


Busca el asesoramiento de un abogado

Sea o no verdad que has robado en el trabajo, deberías consultar a un abogado. Pero no acudas al primer abogado que encuentres, busca un abogado penalista especialista en robos.

Si la acusación de robo es falsa, tu abogado te ayudará a presentar una querella contra el autor de la calumnia. Si el juez ve indicios suficientes, hará una instrucción de la causa.

Si el autor de la calumnia te pide perdón y se muestra arrepentido, puedes retirar la querella. De esta manera, el acusado del delito queda libre de toda responsabilidad penal. El perdón se tiene que producir antes de que haya sentencia firme.

Si la querella llega a juicio, el juez puede imponer al culpable una pena de hasta dos años de prisión y hasta 24 meses de multa.

A lo largo del juicio, el acusado puede mostrar arrepentimiento y el juez le impondrá la pena que le corresponda por un delito de calumnia, pero en su grado inferior (6 meses de prisión).