Qué hacer si te detiene la policía (guía completa)

¿Te ha detenido la policía y no sabes qué debes hacer? En este artículo te vamos a explicar lo que debes hacer si te detiene la policía.

Una detención policial puede tener consecuencias importantes, ya que lo que declares en comisaría se puede utilizar como prueba contra ti en un posterior juicio. Por eso es importante contar con el asesoramiento de un abogado experto antes de declarar en comisaría.

En este artículo te vamos a explicar también cuáles son tus derechos si te detiene la policía y qué es lo que debes hacer para no empeorar las cosas.

Por qué puede detenerte la policía

Hay muchas razones por las que te puede detener la policía. No siempre que te detiene la policía es porque has cometido un delito. Por ejemplo, la policía te puede detener para poder entregarte una citación judicial que el juzgado ha intentado entregarte sin éxito. Pero las razones más frecuentes por las que te puede detener la policía son las siguientes:

  • El caso más frecuente por el que puede detenerte la policía es porque te hayan pillado cometiendo algún tipo de delito. Esto incluye delitos contra la propiedad, delitos contra las personas o delitos contra la seguridad viaria. En este caso la policía te llevará a comisaría para que declares y luego para ponerte a disposición del juez de instrucción.
  • La policía también puede detenerte y llevarte a comisaría para interrogarte si crees que has cometido un delito o que has participado en uno. En este caso la policía te llevará a comisaría para que declares y para hacer averiguaciones sobre los hechos.
  • La policía también puede detenerte si hay una orden de búsqueda y captura emitida por un juez. En este caso la policía te detendrá para llevarte delante del juez que ha emitido la orden.
  • Otra de las razones por las que la policía puede detenerte es si te has fugado de la prisión o si no has regresado tras un permiso penitenciario.
  • La policía también te puede detener si un juez ha dictado la ejecución de una sentencia de prisión y no te presentas voluntariamente. En este caso la policía te detendrá y te devolverá a la prisión, donde te van a juzgar por el quebrantamiento de la condena.
  • Por último, la policía tiene derecho a pedir que te identifiques en cualquier momento, sin ofrecer una razón para hacerlo. De no identificarte, la policía puede detenerte. También te puede detener si ofreces resistencia o te niegas a cooperar con ellos.

Gasco Abogados

Abogado especialista en Derecho Penal (abogado penalista)

Tfno. 913 642 363

Qué hacer si te detiene la policía

La policía y otros cuerpos de la seguridad del Estado tienen autoridad para detener a cualquier persona en su tarea de la prevención del delito. Pero eso no quiere que tengan un poder ilimitado y que puedan hacer lo que quieran.

Los detenidos por la policía también tienen sus derechos, y la policía no puede extralimitarse en sus actividades. Si la policía se extralimita y no respeta los derechos de los detenidos, entonces pueden ser suspendidos en sus funciones. Además, las pruebas obtenidas sin respetar los derechos de los detenidos carecen de validez durante un juicio y no se pueden utilizar en tu contra.

Derechos de los detenidos

Aquí tienes de manera resumida los derechos que tienes como detenido:

  • Tienes derecho a la asistencia letrada de un abogado durante la declaración en comisaría.
  • Tienes derecho a designar un abogado de tu confianza. Si no lo haces, la policía llamará a un abogado de oficio para que te asista durante la declaración.
  • Tienes derecho a permanecer en silencio y no declarar.
  • Tienes derecho a no ser detenido más de 72 horas.
  • Tienes derecho a no ser torturado ni presionado.
  • Tienes derecho a que se te realice un examen por parte del médico forense.

No declares nunca sin la presencia de un abogado

La asistencia letrada en comisaría es imprescindible para velar porque se cumplan tus derechos. Lo que digas en comisaría es algo que va a marcar el resto del proceso. Dependiendo de tu declaración ante la policía, así serán tus probabilidades de ser condenado o de salir absueldo del delito de que se te acusa.

abogado asistiendo a un detenido en comisaría
Abogado asistiendo a un detenido tras la declaración en comisaría

Por eso es tan importante que cuando vayas a declarar en comisaría tengas la asistencia de un abogado. Tu abogado se va a reunir contigo. En este momento le puedes contar tu versión de los hechos y las razones por las que crees que estás detenido.

Tu abogado te informará de la gravedad de tu situación y te recomendará qué es lo que debes hacer para no empeorar las cosas.

Muy importante: no declares nunca si no es delante de tu abogado, preferiblemente de un abogado de tu confianza designado por ti, no de un abogado de oficio designado por la administración de justicia.

Si la policía te ha interrogado sin la presencia de tu abogado, no firmes nada. Espera a que llegue tu abogado y lee de nuevo la declaración que te presenta la policía para ver si se corresponde con lo que has declarado o lo que quieres declarar. En ese momento te puedes ratificar en lo que has declarado o no, pero lo que has declarado primero ya queda escrito y aunque no te ratifiques o lo niegues delante del juez, ya supone un indicio de que puede que no estés diciendo la verdad, lo que compromete la credibilidad de tu declaración a ojos del juez.

Busca un abogado penalista para que te asista

Aunque en teoría cualquier abogado puede asistir a un detenido en comisaría, no todos los abogados son iguales. Por ejemplo, si te quieres divorciar de tu pareja necesitas un abogado experto en Derecho de Familia. Si Hacienda te ha sancionado necesitas un abogado especialista en Derecho Fiscal. Si quieres recurrir la concesión de una licencia, necesitas un abogado especialista en Derecho Administrativo.

Pero que te detiene la policía es un asunto muy serio como para ponerse en manos del primer abogado que te venga a la mente. Necesitas un abogado especializado en Derecho Penal, un abogado penalista.

No contactes con el primer abogado que encuentres. Tampoco confíes en ese amigo de la infancia que trabaja de abogado en una asesoría, ni en la hija de tu hermana que acaba de acabar la carrera de derecho. Tampoco te fíes del abogado que tiene el despacho junto a tu oficina, pregunta primero si es un abogado penalista.

Tu libertad es muy importante como para ponerla en manos de alguien que no sea un experto en la rama del derecho relacionada con los delitos, el Derecho Penal.

Muy importante: Si te detiene la policía recurre a un abogado especialista en Derecho Penal, un abogado penalista.

Si no recuerdas el teléfono de tu abogado, pero sabes su nombre, díselo a la policía para que lo busque en las bases de datos del Colegio de Abogados.

Si no designas abogado, la policía va a llamar al Colegio de Abogados para que designe uno de oficio para que te asista. No puedes elegir cuál quieres que te defienda de oficio, por lo que es una lotería, puede tocarte un abogado experimentado o uno que acaba de terminar la carrera y no tiene apenas experiencia.

Si te asiste un abogado de oficio en tu declaración, pero luego quieres designar un abogado particular para el resto del proceso, no tienes más que decírselo a tu nuevo abogado y él o ella se encargará de pedir la venia al abogado de oficio.

Si designas un abogado particular después de haber sido asistido por un abogado de oficio es muy posible que tengas que pagar al abogado de oficio la asistencia en comisaría, ya que al no carecer de medios no te van a conceder la justicia gratuita y la Comunidad no se hará cargo de la minuta del abogado de oficio.

Lo mejor, no declarar en comisaría

No tienes obligación de decir nada en la comisaría cuando te detiene la policía. Tienes derecho a guardar silencio y esperar a contar tu versión de los hechos delante del juez.

Por eso en casi todos los casos lo mejor es no declarar en comisaría. En cualquier caso, no declares nunca nada hasta que tu abogado te indique expresamente que deberías declarar en comisaría (algo que muy raramente va a ocurrir).

No te preocupes que tendrás ocasión de dar tu versión de los hechos delante del juez, que es la persona que va a juzgarte. La policía no está de tu parte ni son tus amigos, aunque se porten amablemente contigo.

No les creas si te dicen que lo mejor es reconocer tu culpabilidad, ya que una vez que te declaras culpable delante de la policía, es muy probable que seas condenado en sede judicial, aunque digas que has declarado bajo presión.

Muy importante: Lo mejor suele ser no declarar en comisaría y esperar al día siguiente a declarar delante del juez y asesorado por tu abogado.




Declarar en comisaría como detenido

Declarar en comisaría. Policía. Guardia Civil. Abogados. Calderón-Corredera. Derecho penal.

Policía y Guardia Civil tienen autoridad para detener a aquel que esté cometiendo un delito o se disponga a intentarlo. Entonces, la Policía debe informar al detenido de sus derechos, estos son:

  1. Derecho a guardar silencio no declarando si no quiere, a no contestar alguna o algunas de las preguntas que le formulen, o a manifestar que sólo declarará ante el juez.
  2. Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
  3. Derecho a designar abogado de su elección y a reunirse con él en privado.
  4. Derecho a acceder a los elementos de las actuaciones policiales que sean esenciales para impugnar la legalidad de la detención o privación de libertad.
  5. Derecho a que su detención se ponga en conocimiento del familiar o persona que el detenido desee.
  6. Derecho a comunicarse telefónicamente, sin demora injustificada, con un tercero de su elección, en presencia de la Policía.
  7. Derecho a ser visitado por las autoridades consulares de su país, a comunicarse y a mantener correspondencia con ellas.
  8. Derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, cuando se trate de extranjero que no comprenda el idioma.
  9. Derecho a ser reconocido por el médico forense.
  10. Derecho a solicitar asistencia jurídica gratuita, procedimiento para hacerlo y condiciones para obtenerla. Se concederá en casos de insuficiencia económica.

El detenido será conducido a la comisaría de Policía o comandancia de la Guardia Civil, no obstante, no se podrá practicar la declaración hasta que llegue su abogado, pues es obligatorio que el letrado designado esté presente.Como hemos dicho, el detenido tiene derecho a reunirse con su abogado, con anterioridad al 2015 no estaba claro en qué momento debía tener lugar esta reunión, pues la Ley de Enjuiciamiento Criminal no lo precisaba, por ello, la Policía no permitía al abogado entrevistarse en privado con su cliente antes de la declaración en la mayoría de las ocasiones, esto implicaba que el abogado no pudiera conocer los hechos desde el punto de vista del detenido, ni aconsejarlo, ni preparar con él la declaración. En estas circunstancias, lo habitual era que el abogado avisara rápidamente al detenido de no declarar según le viera, a pesar de la tensión que esto generaba con la Policía.  Sin embargo, con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2015, se ha establecido expresamente que la entrevista privada entre detenido y letrado debe tener lugar antes de la declaración, así, el letrado puede conocer en qué circunstancias y por qué se ha realizado la detención, por qué delito, la versión de los hechos del detenido y explicarle qué y cómo declarar.

De otro lado, el letrado debe tener acceso al atestado o actuaciones policiales que existan, no obstante, sobre este aspecto no se ha concretado en la ley que se deban proporcionar al abogado antes de la declaración, por tanto, es muy probable que la Policía no lo facilite, dado que le interesa que el detenido declare y obtener la máxima información posible, una confesión en el mejor de los casos, aprovechando el frecuente estado de nerviosísimo del detenido. El abogado debe intentar que la Policía le permita verlo antes de la declaración e incluso antes de la entrevista privada, pues gracias a esto se conocerá qué sabe la Policía, qué buscan y qué preguntas formularán.

La declaración prestada ante el juez es la que tiene valor, sin embargo, si se decide declarar ante la Policía debe tenerse muy claro lo que se va a decir, pues cualquier afirmación perjudicial o incriminatoria será muy difícil de reconducir después. Si no se declara en comisaría, el detenido permanecerá en los calabozos por un tiempo máximo de 72 horas, trascurrido el cual será llevado ante el juez.

Así, la gran pregunta es si el detenido debe declarar en comisaría o acogerse a su derecho a no declarar y esperar a declarar ante el juez, lo que conlleva permanecer días privado de libertad, durante los cuales la Policía suele presionar al detenido para que declare. Existe la idea generalizada de que en comisaría nunca se debe declarar, este es el consejo que ofrecen muchos abogados, sin embargo, debemos hacer algunas matizaciones, pues en funcióndel caso concreto y el delito por el que se nos haya detenido, puede ser recomendable declarar en comisaría. En primer lugar, debemos valorar el delito por el que se ha detenido, en casos de delitos de discusión compleja o sobre los que se precise información adicional lo más seguro es que no convenga declarar ante la Policía, esto permitirá ganar tiempo para que el abogado preparare adecuadamente la declaración judicial. En cambio, ante delitos sencillos podrá ser más fácil ofrecer una versión exculpatoria en la declaración en comisaría, que es más favorable para sostener la inocenciadesde un comienzo que negarse a declarar. En cualquier caso, es decisivo para optar por esperar a la declaración judicial que el abogado no haya conseguido ver el atestado. Asimismo, se debe valorar qué participación ha tenido el detenido, si no era autor del delito, sino solo cómplice o ni siquiera eso, el abogado estudiará en función de los hechos si conviene declarar en este sentido.

Citación de Policía o Guardia Civil

Declarar en comisaría. Policía. Guardia Civil. Abogados. Calderón-Corredera. Derecho penal.