Qué hacer si sospechas que tu pareja te quiere denunciar por violencia de género

Las relaciones de pareja pueden ser muy complicadas a veces. Puede que la relación sea tan mala que pienses que tu pareja te va a denunciar falsamente de malos tratos para meterte en un lío.

violencia de género

Qué hacer si sospechas que tu pareja te quiere denunciar falsamente de malos tratos

Si sospechas que tu pareja te va a denunciar falsamente por violencia de género deberías hacer lo siguiente:

Si no vives con tu pareja

Si no vives con tu pareja y sospechas que ella te quiere denunciar por malos tratos, deberías evitar cualquier lugar donde puedas coincidir con ella.

Sobre todo deberías evitar cualquier lugar donde te puedas encontrar a solas con ella, ya que entonces sería tu palabra contra la de ella.

Si no tienes más remedio que coincidir con ella, quizás por razones de trabajo, entonces deberías evitar encontrarte a solas con ella.

Si sospechas que tu pareja te quiere denunciar por violencia de género y no tienes más remedio que coincidir con ella, deberías estar siempre acompañado de otra persona, ya sea un amigo o un compañero de trabajo.

En caso de que ella te denuncie falsamente, esta persona siempre puede testificar a tu favor y contra lo que realmente ha ocurrido.

Si vives con tu pareja

Este es el caso más complicado, ya que no puedes evitar encontrarte con tu pareja en varias ocasiones a lo largo del día.

Debes procurar por todos los medios no quedarte a solas con ella en ningún momento.

Intenta que cada vez que te encuentres con ella haya algún familiar presente.

Si la persona presente es alguno de tus hijos, intenta que sea alguno con edad suficiente para poder testificar si realmente se han producido los malos tratos en el caso en que tu pareja finalmente ponga la denuncia.

Qué otras cosas debes hacer si piensas que tu pareja te quiere denunciar falsamente por malos tratos

Si piensas que tu mujer o tu pareja te quiere denunciar falsamente de malos tratos, deberías hacer lo siguiente:

Comunica tus sospechas a un amigo

Deberías comunicar tus sospechas a algún amigo de confianza.

Al menos la primera vez deberías comunicar tus sospechas a tu amigo por correo electrónico. De esta manera queda constancia de que te temías una denuncia falsa antes de que se produzca.

Pide a algún vecino que haga de testigo

También deberías hablar con algún vecino con el que tengas confianza para comunicarle tus sospechas.

Dile a tu vecino que si oye gritos o cualquier tipo de discusión acuda inmediatamente para estar presente y ver si realmente se producen malos tratos.

Si ves que el vecino no acude inmediatamente, llámalo por teléfono para que venga y actúe de testigo en la situación.

Graba todo lo que pase

Siempre que te encuentres a sola con ella en casa deberías grabar todo lo que ocurra, para utilizarlo como prueba en el caso en que luego ella te ponga un denuncia falsa por violencia de género.

Muy importante: ten cerca siempre tu teléfono smartphone (un teléfono con capacidad de grabar audio y vídeo simplemente pulsando un botón en la pantalla de inicio. Si no sabes cómo hacerlo acércate a una tienda de telefonía y que te digan cómo se hace. Es muy importante que estés familiarizado con esta funcionalidad del teléfono, porque de ello puede depender tu libertad.

Qué debes hacer si te la encuentras por la calle

Si te encuentras a tu pareja por la calle y te empieza a gritar o a provocar, lo que debes hacer es grabarlo todo.

También puedes buscar un bar para que haya testigos de la provocación. Apunta el nombre y el teléfono de los testigos, por si los tienes que llamar a declarar.

También puedes buscar una tienda que tenga cámaras de seguridad para que todo quede grabado.

Si te sientes acorralado, llama a un amigo o a un familiar para que venga a buscarte.

Qué hacer ante una discusión

No entres nunca en una discusión con ella, por pequeña que sea. Si te enzarzas en cualquier discusión con ella, luego te pueden acusar de amenazas o coacciones.

Si ella inicia una discusión, aunque sea una discusión leve, abandona el lugar.

Muy importante: No respondas nunca a sus provocaciones. Tampoco te defiendas apartándola.

En caso de discusión, lo mejor que puedes hacer es huir y refugiarte en casa de algún amigo o familiar que puedan luego testificar de la provocación.

Informa en comisaría de tu situación

Si tu pareja te provoca para crear un conflicto donde no lo hay, deberías poner por escrito tu situación y entregar una copia en la comisaría más cercana.

Adjunta junto con el escrito las pruebas de que estás siendo provocado por tu pareja (vídeos, grabaciones, testigos…).

No pongas una denuncia en comisaría porque entonces llamarían a tu pareja a declarar y seguramente ella te denunciaría a ti. El problema de si ella de denuncia es que con la actual ley de violencia de género serías detenido de manera preventiva y pasarías la noche en el calabozo hasta ser puesto a disposición del juez al día siguiente.

Este escrito hace las veces de «denuncia preventiva», es decir, pone en conocimiento de la policía una situación sin poner en marcha los mecanismos que exige una denuncia formal.

En el caso en que finalmente se produzca la denuncia por malos tratos, este documento sería una prueba que tu pareja puede que tenga motivos espúreos para denunciarte, es decir, que puede que te esté denunciando por malos tratos para conseguir un mejor acuerdo en el divorcio.

Lleva un diario

Escribe en un diario o en un cuaderno todo lo que ocurra, cada suceso, cada comentario, cada provocación. En concreto:

  • Cualquier agresión física por parte de ella: golpes, heridas…
  • Tu estado anímico previo a la denuncia: miedo, angustia, preocupación…
  • La situación anímica de los hijos cuando están ante la madre.
  • Cualquier agresión de la madre a los hijos.
  • La actitud de la mujer: despecho, chulería, rencor, agresividad…

En el caso en que finalmente se produzca la denuncia por malos tratos, puedes recurrir a este diario para refrescar tu memoria y así no olvidar ningún detalle durante tu declaración.

Además, recurrir a un escrito genera sensación de veracidad, de que no te estás inventando nada, ya que no se producirán contradicciones en tu declaración, algo que hablaría muy mal en tu contra.

Solicita un parte de lesiones

Si se produce cualquier agresión por parte de ella vete al hospital más cercano a que te curen.

Tras la cura te darán un parte de lesiones donde se detallarán las heridas, erosiones, golpes, moratones o mordiscos que te haya ocasionado.

Solicita al médico que no se de parte a la policía de las lesiones y que las mantenga en privado.

Si ella se entera de que has ido al hospital seguramente iría también al hospital con algún golpe provocado por ella misma.

Lleva siempre encima tu documentación

Lleva siempre contigo tu documentación ya que si finalmente te detienen la policía no te va a dejar buscar la documentación y apenas podrás llevar contigo una pequeña bolsa con ropa.

Además de llevar encima tu documentación, deberías tener siempre a mano los siguientes documentos:

  • DNI (tarjeta de residencia o pasaporte si eres extranjero).
  • Libro de familia y tarjetas médicas.
  • Contrato de compra-venta o arrendamiento de la vivienda.
  • Un juego de llaves del domicilio y del coche.
  • Un juego de ropa para ti y otro para tus hijos.
  • El teléfono móvil.
  • Algún sistema de grabación.
  • Agenda de teléfonos en la que debes incluir todos los teléfonos de amistades o familiares que puedan ayudarte y declarar a tu favor.
  • Denuncias e informes médicos de agresiones anteriores si los hubiere.
  • Dinero en efectivo
  • Tarjeta de crédito.
  • Copia de todos los documentos del colegio de los niños.
  • Copia de todas las fotos de la familia: saca una copia digital de todas.

Es esencial que tengas una copia de todos estos documentos y enseres en casa de algún amigo o familiar, ya que si finalmente te detienen y te ponen una orden de alejamiento, no podrás entrar más en casa a buscarlos y no es probable que ella te facilite una copia de los mismos.

Si no puedes dejarlos en casa de alguien, puedes dejarlos en tu lugar de trabajo en algún lugar seguro y bajo llave.